¿EL INICIO DE LA ETAPA SUPERIOR DEL AJUSTE?

La salida del ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, dispara una serie de conjeturas acerca de las tensiones constitutivas del entramado político de la alianza Cambiemos, y en torno al futuro del rumbo macroeconómico a corto plazo del país

En primer término, resulta llamativo que justo en el primer día hábil de las enésimas vacaciones del presidente Macri este año, se tome una decisión tan importante. Desde los centros de información oficiales y paraoficiales, se hacen grandes esfuerzos semánticos para dejar en claro la autoridad presidencial: se subrayó con redundante énfasis que Macri coordinó todo el proceso desde Villa La Angostura y, por supuesto, que fue él quien solicitó la dimisión del ahora exfuncionario nacional.

En ese sentido, vale introducir dos preguntas:

– Renunció o lo «renunciaron» a Prat Gay

– Al anunciar la novedad en conferencia de prensa, Marcos Peña afirmó que la salida del ministro de Hacienda no significa un cambio de rumbo macroeconómico. Entonces: ¿qué significa? ¿En serio podemos conformarnos con la lacónica explicación del Jefe de Gabinete, que enmarcó esta decisión en una cuestión de «gestión interna»?


Como casi siempre, lo NO dicho es la noticia: la disputa política que atravesaba el gabinete se resolvió con un dedazo presidencial. Es Peña quien se impone nuevamente, con un gesto final que refuerza su status: fue él quien, en la cara, le comunicó a Prat Gay que estaba afuera


Olvídense de la formalidad institucional. Si bien es cierto que ante la ausencia del Presidente es su jefe de Gabinete el señalado principal para comunicar una decisión como esta, es la trama política la que le otorga sentido: Prat Gay nunca se ordenó a la estructura metodológica, al sistema de comunicación ni al enfoque político de Peña. Los hechos eximen de mayores comentarios acerca de ganadores y perdedores.

La salida de Prat Gay, además, pareciera abrir una temporada de ortodoxia ultramontana en términos macroeconómicos: se acabó el «gradualismo» y comienza un ajuste que los voceros oficiales ya comenzaron a denominar como una etapa de «racionalidad».


¿Qué significa la «racionalidad» en términos neoliberales? Mayor ajuste fiscal y la baja del costo laboral como prioridad (costo laboral = salarios). Cuando aún no sabía que sería ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne postulaba que para que la economía arranque era necesario bajar el déficit y sugería que el Gobierno podría privatizar dos centrales eléctricas y vender acciones de ANSeS para obtener recursos


Durante su gestión, Prat Gay se encargó de hacer explícitas las diferencias con el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, esencialmente por el nivel de las tasas de referencia del BCRA, que Sturzenegger mantuvo altas para domar a la inflación, pero que según Prat Gay contribuyeron a mantener frenada la economía durante 2016.

El desenlace quedó a la vista cuando Macri decidió correr al ministro de las negociaciones con la CGT, los gobernadores y la oposición para reformar el impuesto a las ganancias, luego de que el proyecto oficial -atribuido a Prat Gay- naufragara en la Cámara de Diputados.

Durante 2016, el ex JP Morgan y exjefe del Banco Central (2002-2004) fue la cara de algunos de los «logros» oficiales como la salida del cepo, el acuerdo con los holdouts y el blanqueo de capitales, pero también quedó expuesto por el salto de la inflación, el parate económico y la imposibilidad de cumplir con las metas fiscales.

Según fuentes oficiales, el rojo fiscal es una de las obsesiones del Presidente y si bien están fijadas las coordenadas había diferencias en el «cómo hacerlo». Durante su año en Hacienda, Prat Gay destacó varias veces el ritmo gradual del ajuste económico en marcha, sobre todo a la hora de comunicar los vaivenes del aumento de tarifas en los servicios públicos. Así, su salida y la de Isela Constantini de Aerolíneas Argentinas con pocos días de diferencia pueden ser interpretadas como un volantazo de Macri para profundizar un ajuste que, parece, apenas comienza.

Previous DEL POTRO CORRE EL LÍMITE DE LO POSIBLE: EL SUEÑO SIGUE EN PIE
Next UNA DECISIÓN RESPALDADA EN UN PROCESO INSTITUCIONAL INTEGRAL