El 4-0 a Vélez en Liniers puso de manifiesto la superioridad de Boca: no sólo ante el joven equipo de Omar De Felippe, sino ante el resto del fútbol argentino. Guillermo Barros Schelotto construyó un equipo sólido en términos conceptuales, que demostró carácter y templanza en momentos cruciales y que, individualmente, ofrece variantes. Demasiadas. Y su delantera…la dupla conformada por Cristina Pavón y Darío Benedetto parece imparable. Sólo las reglas del mercado global del fútbol podrían detener su marcha, a pesar del blindaje que antes de iniciar la Superliga intentó el presidente Daniel Angelici al elevar las cláusulas de rescición de ambos jugadores (21 millones de euros por el Pipa y 30M de la misma moneda por Pavón).

Pavón y Bendetto conforman una clásica dupla letal: wing y centrodelantero, asistencia y gol. Perfección futbolera.

El estado actual del Xeneize no se reduce a una racha. Como contrapartida, es consecuencia del desarrollo en el tiempo de un proyecto de equipo que tiene su basamento filosófico en el protagonismo. Por eso, Guillermo ha logrado perpetuar a Boca en las alturas. Los números lo ratifican y, lentamente, comienzan a otorgarle dimensión histórica.

LA TAPA

EL RESTO DE LOS GRANDES

Después de eliminar a Corinthians y acceder a cuartos de final en la Copa Sudamericana, un Racing opaco no encontró caminos para vulnerar en Avellaneda a San Martín
Independiente sumó su tercera derrota consecutiva entre Superliga y Copa Argentina. El equipo de Holan apenas suma 4 unidades
Luego de la noche épica de los ocho goles por Copa Libertadores, River padeció la resaca y no logró pasar del empate en el Monumental ante Argentinos Juniors
Previous EN QUÉ PENSÁS CUANDO PENSÁS EN VIEDMA
Next WERETILNECK: UNA FUGA HACIA EL ABISMO