Un grupo de concejalas de Viedma le solicitó al laboratorio público provincial que inicie el proceso de estudio para la producción de la droga MISOPROSTOL, recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la práctica del aborto seguro dentro de los límites legales actuales y en vista de la posible legalización del aborto en el país.

La iniciativa busca promover una política pública que proteja la vida y la salud de las mujeres viedmenses y rionegrinas, ya que es necesario ofrecer alternativas para un aborto sin riesgos y dentro de lo estipulado por ley.

El Misoprostol es un medicamento introducido en la década del ’80 para el tratamiento y prevención de úlceras gástricas. Años después, se descubrió su uso ginecológico para la interrupción voluntaria del embarazo: de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), es uno de los métodos más recomendados y seguros y puede ser aplicado en la propia casa. Las investigaciones médicas demostraron que tiene una tasa de efectividad del 85%, que aumenta si se combina con la administración de Mifepristona, otro compuesto con propiedades similares.

Misoprostol Río Negro

La clandestinidad del aborto cumple con una regla: cuanto más seguro es, más dinero cuesta. Por eso las pastillas fueron la opción que proporcionó mayor seguridad en cuanto a la salud, cuando la interrupción del embarazo se practica bajo el asesoramiento y el control de un médico, y un costo notablemente más bajo. Costos que, de todas formas, solo pueden solventar una cantidad mínima de mujeres: una dosis de Misoprostol tiene un valor estimado de $3.000. Un costo alto teniendo en cuenta que la única institución que lo produce y comercializa es el laboratorio Beta, un monopolio fijador de precio.

La posibilidad de interrumpir un embarazo con medicamentos fue una alternativa viable también para los profesionales de la salud que de forma solapada empezaron a recetarlo.

PROFARSE

La provincia de Río Negro cuenta con una exitosa experiencia en la producción pública de medicamentos en la Productora Farmacéutica Rionegrina del Estado, Profarse). “Creemos posible y necesario que nuestro laboratorio público de producción de medicamentos tome entre sus objetivos futuros la producción de este fármaco”, consideraron las ediles Evelyn Rousiot (Frente para la Victoria), Mariana Arregui (Socialismo), Genoveva Molinari y Paola Casadei (UCR).

Profarse nació en 1992 para abastecer de medicamentos a la provincia de Río Negro y hoy está a la altura de los mejores laboratorios públicos del país, tales como Laboratorios Puntanos Sociedad del Estado de San Luis, Hemoderivados de Córdoba, el Lens de Rosario o el Laboratorio Industrial -LIF- de Santa Fe. En 2017 se produjeron 18 millones de medicamentos para la atención primaria de la salud con el objetivo de abastecer a todos los rionegrinos que no puedan contar con su medicamento, dado que se trata de un bien social.

Previous "JESÚS VOTARÍA POR EL ABORTO LEGAL"
Next EL FEMINISMO COMO RESPUESTA