No había otra forma de afrontar esta encrucijada. La Selección argentina llegó al duelo ante Nigeria con escasos argumentos futbolísticos y con el espíritu resquebrajado. Sin embargo, logró exponer su cara más luminosa en la instancia límite: la media hora inicial fue la mejor expresión del equipo en lo que va de la competencia y el gol sobre el final, sobre todo la forma en que se concibió, dio cuenta de que el equipo tuvo carácter y convicción.

Y en la agonía, cuando el pesimismo y la desesperación suelen imponerse por sobre la lucidez y la racionalidad, sucedió lo inesperado: Marcos Rojo, marcador central zurdo, apareció como centrodelantero para conectar una volea impresionante con su pierna derecha, luego de un centro de Gabriel Mercado que, a esa altura, estaba jugando de stopper. Nadie lo hubiese imaginado. Pero el fútbol es así y suele recompensar a los equipos que intentan, que buscan, que persisten.

Argentina 2 Nigeria 1 Rusia 2018 Off Topic Periodismo Transmedia

Ante Nigeria, Argentina volvió a parecerse -un poco- a sí mismo. Siempre creyó que era posible ganar. Pero lo más importante: tuvo la certeza de que el triunfo llegaría como consecuencia de una forma de buscar: asociarse, tocar, rotar, generar los espacios, generar superioridad numérica.

En términos tácticos no fue un gran partido del seleccionado, sí el mejor hasta aquí.

Pero fue un enorme partido, histórico, en términos emocionales.

Porque Argentina se venció a sí misma: a sus angustias, a sus desconciertos, a sus inseguridades. El gol de Rojo, su grito desgarrador, es una suerte de expiación. Un desahogo que puede hacer aflorar una mejor versión del equipo ahora que parecen superados los demonios internos. Ante Nigeria alcanzó con un rato de juego y con el alma del equipo. Pero para que el sueño no termine en la próxima instancia, habrá que seguir ganando densidad. Aunque ahora sólo haya espacio para celebrar. Y respirar.


SÍNTESIS

Argentina: Franco Armani; Eduardo Salvio, Gabriel Mercado, Nicolás Otamendi, Nicolás Tagliafico; Enzo Pérez, Javier Mascherano, Ever Banega; Lionel Messi, Gonzalo Higuain y Angel Di María. DT: Jorge Sampaoli.

Nigeria: Francis Uzoho; Brian Idowu, William Troost- Ekong, Leon Balogun; Kenneth Omeruo, John Obi Mikel, Wilfred Ndidi, Victor Moses, Oghenekaro Etebo; Kelechi Iheanacho y Ahmed Musa. DT: Gernot Rohr. .

Gol en el primer tiempo: 14m Messi (A).
Goles en el segundo tiempo: 5m Moses de penal (N), 41m Rojo (A).
Cambios en el segundo tiempo: al inicio, Odion Ighalo por Iheanacho (N), 15m Cristian Pavón por Pérez (A), 25m Maximiliano Meza por Di María (A), 34m Sergio Agüero por Tagliafico (A).
Amonestados: Mascherano, Banega, Messi (A), Balogun y Mikel (N).


Previous POR LA REVOLUCIÓN INTERNA
Next EL HÉROE DE SAN PETERSBURGO