¿Existe alguna situación tan perfectamente bella? Messi se despega de su marca, indica el pase y pica al vacio; controla y direcciona en dos toques para conservar distancia del marcador y enfrentar al arquero; la plasticidad de la maniobra, su contenido estético, confluye con la eficacia mortal de un killer; en apenas 4 segundos Leo Messi ofrece un concierto de virtudes que ningún otro futbolista del planeta puede igualar. Desde ahí arriba, como desde otro planeta, observa, festeja y se emociona Diego Maradona; y celebramos todos, en San Petersburgo o en cualquier rincón donde haya un argentino. ¿Existe alguna situación tan perfectamente bella como esa? Nosotros imaginamos una…

 

Previous EL HÉROE DE SAN PETERSBURGO
Next MÁS JUEGO PARA TENER FUTURO