Evelyn Rousiot busca dar vuelta la historia de Viedma: pretende convertirse en la primera mujer Intendenta de la capital provincial e inscribir su ciudad en una nueva matriz de gestión. Para lograrlo, afina la relación con Alberto Fernández, Cristina Kirchner y promueve nuevas ideas para dar la batalla electoral ante el oficialismo provincial, en el que confluyen el gobernador Weretilneck, Miguel ángel Pichetto y Mauricio Macri


Evelyn Rousiot, candidata a Intendenta de Viedma por el Frente de Todos, mantuvo una reunión de trabajo con Cristina Kirchner en el Instituto Patria en la que abordaron un tema indispensable para la capital provincial: la confluencia del municipio con el Gobierno nacional. Quince días antes, Rousiot había mantenido un encuentro con Alberto Fernández, el candidato a Presidente de la alianza panperonista que consiguió una rotunda victoria en la elección del 11 de agosto.

Con estas acciones, Rousiot no solo consiguió los respaldos políticos más importantes, sino que consiguió tender un puente directo con el tiempo histórico que llega. Es que la candidata del Frente de Todos en Viedma ha expresado que la proposición diferencial de su campaña y el objetivo conceptual de su potencial gestión es el desarrollo. En una ciudad estancada y con visibles signos de fractura social, el desarrollo del que habla y al que aspira Rousiot solo será posible con una sintonía fina entre el Ejecutivo nacional y el municipal.

Evelyn Rousiot Cristina Kirchner

“Cristina pidió multiplicar el esfuerzo para que el Frente de Todos obtenga el triunfo en las próximas elecciones locales y nacionales, porque somos los que garantizamos al pueblo de cada ciudad del país un gobierno inclusivo, con derechos y oportunidades para todas y todos”, manifestó Rousiot en un comunicado oficial luego del encuentro con la expresidenta.

GOBIERNOS LOCALES Y DESARROLLO

Las gestiones radicales de la municipalidad de Viedma de la última década pueden encuadrarse en el paradigma ABL (Alumbrado, Barrido y Limpieza). Se trata de una concepción anacrónica que reduce las responsabilidades del intendente a un mero administrador eficiente cuyo campo de acción y ámbitos de influencia son exiguos. De manera implícita, esta visión ubica afuera de los límites de su responsabilidad la mayoría de las demandas y necesidades de lxs ciudadanxs. Era muy usual escuchar al intendente José Luis Foulkes decir “eso a mí no me corresponde” o “es un tema de la Provincia” o “se tiene que encargar el Gobierno nacional”.

Esa delimitación institucional, que puede debatirse en ámbitos académicos pero que resulta incomprensible para un vecino en apremios y falaz en términos políticos, fue matcheada con la excusa de los recursos limitados de los que disponen los gobiernos municipales. Así, los sucesivos radicalismos que gobernaron Viedma se sacaron de encima una montaña de responsabilidades, como por ejemplo la proyección conceptual de la ciudad, y la paralizaron en el tiempo.


ARTÍCULO RELACIONADO > LA FALACIA DEL MUNICIPIO ORDENADO


Hoy Viedma está muy lejos de los parámetros estructurales, conceptuales, comerciales, económicos y productivos que deben determinar la vida cotidiana y la proyección de una capital.

Al margen de las excusas de aquellos que no pudieron, no supieron o no quisieron, la verdad es que un proceso de desarrollo para un municipio se asienta en tres patas: prepotencia de trabajo, volumen político y creatividad. Esa tríada es esencial para dotar de volumen cuantitativo y cualitativo la articulación con el Ejecutivo nacional (que es arborescente y que se expande hacia organismos multilaterales, por ejemplo). De esa confluencia depende, en gran medida, la posibilidad de consolidar gobiernos locales que le mejoren la vida a los vecinos y vecinas en términos estructurales. Convergencia que, además, debe aportar una prospectiva que exceda las coyunturas y se convierta en un instrumento para realizar los potenciales.

El ejemplo de los últimos cuatro años de gestión radical en Viedma, que coincidió con el ciclo del conservadurismo macrista, actúa como un ejemplo fulminante. Los cambiemitas locales pusieron todo su esfuerzo en defender políticas públicas y legislación, dictadas por el presidente Mauricio Macri, que constituyeron la base de un período de ajuste permanente sobre las clases medias y los sectores vulnerables de Viedma.

NO TODO ES RADICALISMO: ¿QUÉ HIZO EL GOBIERNO PROVINCIAL?

Pedro Pesatti es el candidato de Juntos Somos Río Negro, espacio político al mando del Gobierno provincial desde hace ocho años. Resulta al menos curioso el slogan de campaña que eligió el experonista para su campaña: “Ahora le toca a Viedma”.

Como si se tratase de la repartija de vaya uno a saber qué cosa, Pesatti anuncia que “ahora le toca a Viedma” en una mezcla del decisionismo y la hipocresía que caracteriza a la formación política que comanda Alberto Weretilneck. Porque resulta que Pesatti, como Vicegobernador, es parte esencial e indispensable del Ejecutivo provincial desde hace más de cinco años. Naturalmente surgen algunas preguntas: ¿por qué le toca “ahora” a Viedma? ¿Qué pasó en los largos ocho años en los que W acumula como Gobernador y en los más de 1800 días en los que “Pedrito” lleva de número dos?

Al fallido slogan se suma una mirada aún más disparatada de Pesatti, cuando afirma a viva voz que Viedma se encuentra en un estado de “estancamiento y abandono”. Lo disparatado no es precisamente la forma en que describe la situación de la ciudad, sino la desconexión sideral que expresa de la realidad: si la capital provincial parece paralizada en el tiempo, una gran parte de la responsabilidad le corresponde a Pesatti y a su fuerza política.


ARTÍCULO RELACIONADO > EL FLAGELO DEL HAMBRE: VIEDMA EN EMERGENCIA


Viedma, sede del Ejecutivo y capital administrativa, es una ciudad influenciada directamente por el Gobierno provincial: depende de la visión y la capacidad de gestión de los máximos responsables políticos y de los funcionarios más jerarquizados. Pesatti, sin dudas, es uno de ellos desde hace muchos años.

Entonces, para justificar el “ahora le toca a Viedma” existen dos razonamientos posibles. 1. Se trata de un ejercicio simple y directo de cinismo político. 2. Al igual que Macri, socio de JSRN en este proceso electoral, Pesatti genera “ideas” y ejecuta su práctica en torno a la soberbia y el infantilismo; de esta manera sería capaz de construir una realidad que lo exime de responsabilidades en el fracaso de JSRN en relación a la capital provincial.

LA CONFLUENCIA NACIÓN-MUNICIPIO COMO EJE DEL DESARROLLOEvelyn Rousiot Cristina Kirchner

En ese marco general las fotos de Rousiot con Alberto Fernández y Cristina Kirchner parecen estar lejos de reducirse a un ejercicio de marketing político; como contrapartida, pueden decodificarse como una propuesta conceptual sobre la forma de gestionar un gobierno local.

Ante la desidia del Ejecutivo provincial, y atendiendo las limitaciones materiales del Municipio, Rousiot, que busca convertirse en la primera mujer Intendenta de la capital provincial, parece inscribirse en una matriz que propone desarrollar Viedma desde una confluencia planificada y voluminosa con un Gobierno federal del mismo palo político e ideológico. Allí están los recursos y las articulaciones necesarias para hacer efectivas las ideas, los planes y las miradas de los viedmenses sobre su ciudad.

Me reuní con #AlbertoFernández, el candidato a Presidente del Frente de #Todos. En un marco de entusiasmo y profunda…

Posted by Evelyn Rousiot on Thursday, August 22, 2019

La apuesta no suena descabellada sobre todo teniendo en cuenta el actual estado de abandono que luce la ciudad, propiciado por una serie de gobiernos provinciales y municipales que, desde hace muchos años, han coincidido casi plenamente en los discursos y en las acciones. Pero esa confluencia no se expresó en una expansión planificada e inclusiva de Viedma con repercusión positiva en amplios sectores sociales; por el contrario, se asemeja más a una asociación que solo benefició a un staff permanente y reducido de actores que siempre terminan ganando.
Quizás, viedmenses, haya llegado el tiempo de un cambio verdadero.

Previous MACRI: DE LA PLAZA A LA REALIDAD
Next LAS PIBAS SE HACEN CARGO