Luego del extemporáneo ataque al peronismo rionegrino que propinó días atrás la senadora nacional Silvina García Larraburu, la Liga de Intendentes del Frente de Todos que nuclea a 10 jefes y jefas comunales emitió un comunicado en el que respaldó explícitamente a “Los Martines”, el senador Doñate y el diputado Soria.


De forma casi aleatoria el peronismo de Río Negro parece haber encontrado finalmente un claro vector de cohesión. Las intempestivas declaraciones públicas que lanzó García Larraburu – despreció el rol de las mujeres del partido Justicialista y descalificó todos los procesos institucionales y políticos que el peronismo desarrolla en la provincia- sirvieron para delimitar el campo sobre el que el PJ podría sedimentar la construcción y la acumulación de cara al 2023.

fuerte respaldo a soria y doñate
Los Soria y Doñate en el Congreso partidario de octubre de 2019.

“Ante lo que consideramos un inaceptable e incomprensible agravio personal, de parte de la Senadora Nacional, Silvina García Larraburu (…) los y las intendentes del Frente de Todos de Río Negro reafirmamos una vez más, públicamente, nuestro acompañamiento, nuestro agradecimiento y nuestro total apoyo a la tarea incuestionable que desarrollan el senador nacional, Martín Doñate, y el diputado nacional Martín Soria”, sostiene en su párrafo más duro el comunicado oficial de la Liga de Intendentes.

fuerte respaldo a soria y doñate
Soria, Doñate, Landriscini y Espósito en la Fiesta de la Manzana 2020. Foto: Gonzalo Santos.

El espacio institucional que nuclea a los intendentes e intendentas del Frente de Todos está compuesta por Fabián Pilquinao, de Sierra Colorada; Alberto Pacenti, de Chichinales; David Mendoza, de Belisle; Héctor Leineker, de Conesa; Sergio Hernández, de Lamarque; María Emilia Soria, de General Roca; Luis Ivancich, de General Godoy; Claudia Montanaro, de Cervantes; Renzo Tamburrini, de Sierra Grande y Liliana Alvarado, de Cinco Saltos.

Los jefes y jefas comunales le marcaron la cancha explícitamente a García Larraburu. “No es momento de alentar discrepancias ni de herir convicciones postergando, merced a intereses personales, una consigna urgente: nuestra obligación es con los pobres, con los más vulnerados”, señalaron en el paper.

LOS LÍMITES Y EL FUTURO

El peronismo rionegrino atraviesa un proceso complejo pero no carente de ciertos fogonazos de lucidez. Las respuestas a la diatriba de G. Larraburu no pueden ser circunscritas a un simple intercambio entre dirigentes. Por el contrario, en la cohesión coyuntural que generó la exreina de la Nieve puede vislumbrarse un incipiente nodo de fundamentos conceptuales en torno a los cuales construir la mentada unidad para afrontar dos encrucijadas: una urgente, como la renovación de autoridades del partido; y otra de mediano plazo, que es la disputa por la Gobernación en 2023.

Antes que viera luz el comunicado de lxs intendentes, fueron dos legisladores del Frente de Todos los que iniciaron el camino de construir puentes conceptuales entre los peronistas que no aceptan repetir los errores del pasado. José Luis Berros, a través de un tuit, invitó elípticamente a la senadora a dirimir las diferencias en una interna partidaria.


ARTÍCULO RELACIONADO > MICROFÍSICA DEL PERONISMO MACRISTA


Luego el viedmense Pablo Barreno aportó una saludable dosis de complejidad y lucidez en un extenso análisis que publicó en Facebook. Allí sostuvo: “La Senadora fustiga a nuestros compañeros, compañeras y a nuestro partido en general, con los (falsos) argumentos de nuestros adversarios. Es cierto que la diversidad nos potencia, es un activo político histórico de nuestro movimiento. Pero existe una línea muy delgada entre los aportes críticos en pos de una construcción colectiva superadora, y la defensa a ultranza de meros intereses individuales o la erosión interna funcional a nuestros adversarios.”

fuerte respaldo a soria y doñate
Emilia Soria y Doñate, en la FNM 2020. Foto: Gonzalo Santos.

El parlamentario agregó en ese sentido que “Larraburu retoma sin matices el discurso dominante que construyen sobre nuestro partido el oficialismo. Y en esa elipsis, la Senadora esconde, elude e invisibiliza los hechos tangibles, la realidad concreta”.

Barreno, Berros y los y las intendentes entienden lo mismo: la práctica y el discurso de García Larraburu no significan un aporte para la construcción partidaria y tienen demasiada coincidencia con lo que hacen y dicen los rivales del peronismo.

En tiempos de VAR y tecnología aplicada para reducir los márgenes de error en el fútbol, vale la analogía: García Larraburu quedó en offside. Demasiado fuera de lugar como para deslindar responsabilidades  a través de chicanas.

Aunque quizás la senadora haya realizado, sin querer, un aporte indispensable para el futuro del peronismo de Río Negro. Al replicar en términos prácticos y conceptuales los que algunos definen como “pichettismo residual”, y recibir una respuesta tan contundente de sus pares, García Larraburu ubicó en la guillotina, implícitamente, la cultura política que dominó o intentó dominar el peronismo rionegrino de la última década.


ARTÍCULO RELACIONADO > PICHETTO: ASOMA UN CANDIDATO


El “pichettismo residual” consistiría en una cultura política obstinada en conducir el PJ de Río Negro como una mera herramienta de negociación, ideológica y programáticamente insustancial, y dominado por la voluntad de negociar una derrota “digna” antes que avanzar a una disputa verdadera por el poder.

El proceso en marcha, que tuvo el año pasado las elecciones provinciales como mojón, intenta avanzar, no sin errores, en un sentido antagónico al “pichettismo residual”. Ciertamente ha tenido aciertos muy grandes que han sido invisibilizados o tergiversados. El principal es haber tenido la valentía de ubicar a Miguel Pichetto y su práctica política donde debían estar: al margen de la toma de decisiones. El salto al vacío del Frank Underwood argento cuando decidió encabezar junto a Mauricio Macri la coalición política más antiperonista de la historia, certifica el enorme galardón de haberlo expulsado del centro neurálgico del justicialismo rionegrino.


ARTÍCULO RELACIONADO > MACRISMO EXPLÍCITO EN VIEDMA


Por supuesto que este proceso no ha sido hasta aquí perfecto. Al contrario: está atravesado por varias inconsistencias. Pero es altamente mejorable por la diversidad y los atributos de sus dirigentes. Y el camino por el que transita parece ser el indicado, porque ya ha despejado mucho la definición de los fundamentos ideológicos y conceptuales.

El legislador Barreno sostuvo que “la ausencia de una definición tan importante (NdA: ideológica y conceptual) propicia escenarios llenos de ambigüedad, agachadas y traición a quienes te votaron. Con esos parámetros claros es muy fácil determinar quién se equivoca realmente.”


ARTÍCULO RELACIONADO > MIGUEL ÁNGEL ENCONTRÓ EL AMOR


A juzgar por la contundencia y la cohesión de las respuestas a García Larraburu, parece que finalmente el peronismo de Río Negro encontró el vector de unidad: desterrar una cultura política que siempre fue funcional a sus adversarios y avanzar cohesionados ideológica y programáticamente con el proceso que encabezan el presidente Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

Así está claro que habrá 2023 para el peronismo rionegrino.

Previous MACRISMO RIONEGRINO: EN 4 AÑOS, 10 MIL PUESTOS DE TRABAJO DESTRUIDOS
Next ARABELA, W Y LA PELIGROSA CURVA VERDE