El 60% de los consultados en una encuesta provincial, afirmó que no está de acuerdo o no está seguro con el regreso de las clases presenciales. Además, el 55.5% de los rionegrinos encuestados afirmó no estar dispuesto/a a enviar a sus hijos/as a la escuela. El dato que cohesiona las dos respuestas vertebradoras de la investigación, es que el 62.6% califica como muy mala o mala la actuación y la política sanitaria de Carreras. Estos datos le otorgan un claro sentido al posicionamiento sobre el retorno a clases presenciales: los rionegrinos desconfían de la capacidad de la Gobernadora y de su Gobierno para garantizar las condiciones para el regreso a las aulas.


Los datos, contundentes, surgen de la encuesta realizada por la consultora viedmense PezKoi Analítica, que generó una muestra representativa (875 casos) de la población de entre 25 y 54 años con hijos escolarizados. La investigación, ajustada por cuotas de género y edad, presenta un nivel de confianza del 95%, tiene un margen de error de +/- 3,5% y se desarrolló en seis ciudades de Río Negro: Bariloche, Cipolletti, General Roca, Viedma, Villa Regina y San Antonio Oeste.

A pesar de algunos comportamientos sociales que se replican en toda la provincia, y que ubicarían en un lugar menos central a la pandemia como condicionante de la vida diaria de los rionegrinos, el resultado de la investigación desmiente esa sensación.

Clases presenciales Río Negro PezKoi
Capturas del documento originado por la consultora PezKoi

LA PANDEMIA COMO CONDICIÓN DE POSIBILIDAD

Las respuestas de los encuestados expresan cuan arraigada está la pandemia en la cotidianidad de los rionegrinos, al punto de condicionar fuertemente una de las actividades ordenadoras de la vida familiar, como es la asistencia presencial a los establecimientos educativos.

Del análisis desagregado por ciudad, resulta que Cipolletti marcó el punto más alto del desacuerdo con el regreso de la presencialidad: 63% se manifestó en ese sentido. Como contrapartida, en Viedma se registró el nivel más alto de aceptación: el 46% dijo estar de acuerdo con el retorno presencial.

En cuanto a la disposición de los ciudadanos a enviar a sus hijos a la escuela, Villa Regina es la localidad que marcó más resistencia: el 67% de los encuestados afirmó no estar dispuesto. Nuevamente, Viedma es la ciudad que más acompañó la posibilidad de ubicar nuevamente a los chicos en las escuelas: el 50% se mostró dispuesto a hacerlo.

Clases presenciales Río Negro PezKoi
¿Clases presenciales? No, gracias! / Arte: Gonzalo Santos

LOS MOTIVOS

La investigación social de PezKoi se asentó en dos vectores para agregar valor conceptual a las respuestas obtenidas a las dos preguntas disparadoras: consultó por la percepción del estado edilicio y estructural de las escuelas y, además, indagó sobre la valoración que los ciudadanos hacen sobre la política sanitaria y la acción de gobierno durante la pandemia en los tres niveles de gobierno.

En ese contexto conceptual, la gobernadora Arabela Carreras es la principal emergente aunque en términos negativos.

El 44% de los consultados califica como malo o deplorable el estado edilicio de las escuelas de su ciudad; el 39% afirma que es regular y apenas el 16% dice que es bueno. En ese sentido, la gobernadora Carreras fue indicada por el 80% como la principal responsable de esta situación.

Clases presenciales Río Negro PezKoi
Captura del documento original generado por la consultora PezKoi

DESCONFIANZA

El dato que cohesiona a estos últimos, es que el 62.6% califica como muy mala o mala la actuación y la política sanitaria de Carreras.

Estos datos le otorgan un claro sentido al posicionamiento sobre el retorno a clases presenciales: los rionegrinos desconfían de la capacidad de la Gobernadora y de su Gobierno para garantizar las condiciones para el regreso a las aulas.

Por eso, y a pesar de la reconfiguración casi extrema de la vida familiar que la pausa en las clases presenciales generó, la mayoría de los vecinos de las grandes ciudades de la provincia prefieren seguir manteniendo distancia con la escuela.

EL IMPACTO POLÍTICO

Por supuesto que el virus no sólo impactó en términos políticos a Carreras. Aunque no llegan al nivel de rechazo que presenta la actuación de la Gobernadora, tanto el presidente Alberto Fernández y sobre todo los intendentes, fueron erosionados en términos de valoración de gestión por la multiplicidad de problemáticas que la pandemia generó en los pueblos y ciudades de Río Negro.

Aunque en conjunto presentan un ratio negativo menor que la Gobernadora, los intendentes de las seis ciudades relevadas no lograron alcanzar un diferencial positivo en cuanto a la valoración de sus actuaciones en pandemia.

Clases presenciales Río Negro PezKoi
I don´t believe in you // Arte: Gonzalo Santos

Los mejor valorados son Adrián Casadei, de San Antonio Oeste, que presentó un diferencial de -18 (43% negativa, 25% positiva); y María Emilia Soria, de General Roca, con -21 (46% y 25%).

Como contrapartida, Gustavo Gennuso, de Bariloche, es el intendente pero valorado por su actuación y su política sanitaria en pandemia: el 74% de los barilochenses los calificaron negativamente.

¿POR QUÉ LOS INTENDENTES?

Si bien es cierto que las áreas de educación y salud no están inscriptas en el campo de acción institucional directa de los gobiernos locales, no menos cierto es que la responsabilidad política excede largamente lo estrictamente formal.

En la Argentina, y especialmente en las ciudades medianas y chicas (como la mayoría en Río Negro), los vecinos exigen ser representados por sus intendentes. Básicamente, y puesto en términos lineales, TODO LO QUE PASA EN UNA CIUDAD O UN PUEBLO ENTRA EN LA ÓRBITA DEL INTENDENTE.

En nuestro país, el intendente encarna la figura institucional de proximidad indiscutida.


ARTÍCULO RELACIONADO >> LOS VIEDMENSES Y EL SISTEMA POLÍTICO


El viejo paradigma ABL (alumbrado, barrido y limpieza) para delimitar el campo de acción y los ámbitos de intervención de un intendente, está extinto. Los vecinos exigen que esa figura institucional los represente encarnando sus demandas ante quien corresponda.

El ejemplo de Bariloche es paradigmático en ese sentido. La «Suiza argentina» tiene una fisonomía conceptual binaria; confluyen la ciudad con servicios de nivel internacional ligados al turismo, con la otra cara en la que sobresalen rasgos opuestos: problemas estructurales insatisfechos de gran parte de la población, que generan una desintegración insultante.

En pandemia ambas «ciudades» colapsaron. El turismo, en un giro apocalíptico, se detuvo en el tiempo y redujo sus ingresos a cero. La «otra Bariloche», la del trabajo informal y los servicios deficientes, sufrió como el resto del país las consecuencias de la pandemia.

Clases presenciales Río Negro PezKoi
Captura del documento original generado por la consultora PezKoi

Además de la debacle económica, hubo algo más que funcionó como hilo conceptual entre las dos Bariloche: las acciones y el discurso público de Gennuso fueron recibidas como insuficientes o deficitarias, al margen del campo de acción institucional limitado que tuvo, como todo intendente, para afrontar la pandemia.

Claramente Gennuso no tuvo la capacidad de encarnar las demandas de esas dos ciudades casi contrapuestas. Y así quedó reflejado en la investigación de PezKoi.

CLASES PRESENCIAS FEB 21_compressed

 

Previous GANÓ LA GENTE: LA AUTOVÍA DE LA RUTA 22 EN ROCA SE HARÁ SIN MURALLÓN
Next EL REINO DEL REVÉS